¿cambio de horario afecta la salud?

¿Afecta el cambio de horario nuestra salud?

Dice un dicho que no hay plazo que no se cumpla y este domingo tendrá lugar el tan temido cambio de horario, ese que trastorna nuestro ritmo de vida dos veces al año, al menos los primeros días. Y aunque resulte tedioso cambiar nuestros relojes digitales y algunos analógicos, lo que realmente nos ocupa son los cambios fisiológicos que sentimos debido a él.

Particularmente el Horario de invierno, se percibe como algo menos problemático que de verano, porque atrasamos el reloj una hora y tenemos la sensación de que ese domingo del cambio, tenemos más tiempo para dormir. Amanece antes y con ello se ahorra energía, sin embargo implica que anochezca con antelación, algo que afecta a muchas personas, especialmente a quienes tienen predisposición a la ansiedad y depresión.

De acuerdo a un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el 48% de los estudiantes evaluados de Licenciatura y Maestría en Psicología señalaron que los principales problemas que percibieron por el cambio de horario son:

  • Gripes
  • Somnolencia
  • Trastornos alimenticios y digestivos
  • Desorganización de su ritmo biológico
  • Dolor de cabeza
  • Nerviosismo
  • Falta de descanso reparador (dormir más tarde y despertar temprano): El cambio de hora tiene un efecto bastante negativo sobre el sueño. Las alteraciones del sueño hace que descansemos menos tiempo o peor, lo que nos puede hacer sentir más irritables y con mal humor.

Sin embargo, el director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro Valencia, explicó que “la salud física y mental de las personas permanece sin afectación ante el cambio de horario”, y consideró que se trata de simple adaptación.

El cuerpo humano tiene mecanismos de adaptación que se localizan en el cerebro, los cuales se activan para ubicar todos los ritmos fisiológicos al nuevo horario, así que aunque el cambio de horario equivalga a tener una hora de jet lag, la adaptación se hace rápidamente, sin embargo aquí compartimos algunos consejos para que ésta sea mejor y más rápida.

  • Ejercicio físico suave: puede ayudar a que nuestro reloj interno se ajuste más rápidamente, ya que aumenta la concentración de serotonina y de otros neurotransmisores del cerebro.
  • Mantener unos buenos hábitos de sueño: este es un consejo que deberíamos intentar cumplir todo el año, mantener unos horarios regulares a la hora de levantarse y acostarse puede hacer que el cambio de hora no nos afecte tanto.
  • Exponerse a la luz brillante: la luz brillante, especialmente la luz del sol, es la principal señal del ambiente para controlar nuestro reloj interno ya que suprime la secreción de melatonina, la hormona inductora del sueño. Para poder aclimatarnos lo antes posible al cambio de horario, es importante exponerse a la luz durante las horas de vigilia tanto como sea posible y evitar la luz brillante cuando está oscuro en el exterior.
  • Modificar el horario de comidas.
  • Evitar la cafeína y el alcohol.
  • Melatonina: siempre bajo supervisión médica, bajas dosis de melatonina durante unos días puede ayudar a regular los ciclos de sueño-vigilia, sobre todo en las personas más sensibles.
  • Adaptarse al cambio horario desde unos días antes: si comenzamos una semana antes del cambio horario a hacer pequeños cambios graduales y progresivos de 10 minutos cada día, será más fácil poder aclimatarnos al cambio de horario.

Así que como parte de la gobalización, atrasemos nuestros relojes una hora este domingo y hagamos lo posible por adaptarnos rápidamente a esta situación. De cualquier manera, si sientes que te está costando mucho trabajo el proceso, bluMEDICA pone a tus disposición profesionales en salud mental de una manera eficiente, segura y transparente. Podrás utilizarlo en cualquier momento y en cualquier lugar. Si quieres más información haz click aquí.

Referencias: