lactancia materna

Beneficios de la lactancia materna

Entre las muchas cosas que una mujer debe afrontar cuando decide vivir la experiencia de la maternidad, está la primera alimentación que proveerá a su creatura. Decisión que la naturaleza pone exclusivamente en las manos de la nueva madre ya que al ser un mamífero, ella cuenta con la capacidad de producir alimento capaz de nutrir al nuevo ser los primeros días de su vida.

Mucho se habla de la lactancia materna pero lo importante es entender que la decisión de lactar es una decisión exclusiva de la nueva madre, así que si estás por iniciarte en esta nueva aventura, esta entrada tiene como fin proporcionarte la información necesaria de sus beneficios, que dicho sea de paso no son estadísticamente significantes. Es decir, los estudios que se han hecho sobre los beneficios de la lactancia materna no son realmente representativos y después de todo, si haces una encuesta en tu círculo cercano, descubrirás que muchas personas son adultas/os sanas, sensibles y exitosas sin importar si fueron amamantados/as o no.

Según la Organización Mundial de la Salud, la leche materna es el primer alimento natural de la infancia, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan las y los bebés durante sus primeros meses de vida – tiene las cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas, grasa, minerales, vitaminas y hormonas- y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida. La OMS y Unicef recomienda amantar los primeros seis meses de vida.

Algunos expertos refieren que la leche materna también proporciona protección frente a muchas enfermedades sobre todo infecciosas y crónicas, favorece el desarrollo cognitivo y facilitan el establecimiento de un apego seguro.

Para las mujeres, aseguran existen otro tipo de ventajas entre las que se encuentran: disminución del riesgo de hemorragias posparto y de enfermedades como el cáncer de mama y ovario, ayuda a perder el peso ganado durante el embarazo y, sobre todo, el fortalecimiento del vínculo, madre- hija/o.

Amamantar no es doloroso ni requiere de una preparación previa de los pechos. Si llegas a sentir dolor en el pecho, grietas, a vivir tomas difíciles o largas y muy frecuentes, sensación de escasa producción de leche, etcétera, debes consultarlo cuanto antes con un profesional.

Lo que sí es cierto y muy beneficioso es que amamantar puede ahorra tiempo y dinero. En México una lata de fórmula para lactantes puede costar en promedio $250, la cual no durará más de una semana ¡Así que imagínate la cantidad que te ahorrarías si amamantas! Por otro lado, te evitas la limpieza de biberones y evitas tener que preparar mamilas, la leche materna está siempre disponible y a la temperatura adecuada.

Otro de los beneficios que se ha reportado es que resulta inocua para el medio ambiente.

Busca a poyo y ayuda si te hace falta, aprende respecto a la lactancia materna y al final del día decide si amamantar es para ti, tu bebé seguramente estará bien con la decisión que tomes.

 

Referencias: