Claves para aumentar la autoestima

Aumentar la autoestima es posible y cuidarla es una necesidad para la salud de cualquier persona. La baja autoestima puede derivar en ansiedad, depresión, estrés o problemas de conducta, entre otros.

Si la manera que tenemos de mirar el mundo condiciona cómo nos relacionamos con él, no hay una parte que más lo condicione que como nos miramos a nosotros mismos. Esto es la autoestima. En muchas ocasiones se ha confundido la autoestima con un amor propio narcisista. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, la autoestima es una parte innata de nuestra manera de vernos, el valor que nos damos a nosotros mismos, nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, características.

Las personas con una autoestima sana, confía más en sus capacidades y le resulta más sencillo enfrentarse a los retos. Por eso, es importante evaluarnos y observar cómo se encuentra nuestra autoestima y, con las herramientas adecuadas y compromiso, atenderla para que no decaiga.  

A continuación, te contamos algunas claves para conseguir mejorar la autoestima. ¡Toma nota!

Conócete a ti mismo

Para dejar de valorarnos mal tenemos que empezar por conocernos, solo así podremos localizar aquellas áreas en las que nos valoramos mal y las causas que lo producen. Esto requiere la realización de ejercicios de introspección y de actuación consciente que, además, nos ayudarán a reconocer puntos fuertes. Determinadas técnicas como el mindfulness o la ayuda de profesionales, en casos más graves, pueden ayudar a fortalecer nuestros mecanismos de conocimiento.

Céntrate en poner todos los medios posibles

Una baja autoestima deriva, muchas veces, a no poder alcanzar objetivos o, directamente, no intentarlo por creer que no son realistas. Determinados entornos, tanto laborales como personales, pueden llegar a ser muy exigentes y no siempre es posible garantizar unos buenos resultados, pero sí que está en nuestra mano ofrecer nuestra máxima capacidad.

Proponte metas realistas

En el momento de poner metas, es fundamental que sean realistas. Esto no quita que puedan ser ambiciosas. Lo importante es que, siempre, tengamos en cuenta nuestra situación y contexto; porque conseguir nuestras metas o no, dependerán de ello. Plantearse metas inalcanzables, terminan repercutiendo en el estado de ánimo y en el entusiasmo hacia el futuro. Esto se debe a que, por la frustración de no haber conseguido esos objetivos, se pasa por dejar de lado las metas, acabando en no tener ningún plan de futuro por miedo a volver a sentirse hundido/a. Las metas deben ser realistas, concretas, teniendo en cuenta los tiempos y lo más importante es que deben motivarte. Sin algo no te parece lo suficientemente importante o no te despierta ilusión, puede ser que acabes abandonando.

Acepta los pensamientos y situaciones negativas

Aunque no los busquemos, los pensamientos personales y situaciones negativas van a aparecer. Es importante aceptar la crítica como una herramienta de mejora sin identificarnos plenamente con el pensamiento negativo. En cuanto a las autovaloraciones negativas, hay que entender que la crítica se realiza sobre un aspecto concreto de nuestra persona o de nuestras acciones, no sobre la totalidad de la persona. En este sentido, es importante el autoconocimiento y realizar técnicas de mindfulness y/o terapia pueden ser de ayuda.

No te cortes: Elogia a los demás

¿Te gusta que te digan lo que haces bien? O ¿recibir un elogio? ¿Qué resalten de ti algún rasgo de tu personalidad que consideran valioso? Entonces, ¿por qué no hacerlos tú mismo/a con las demás personas? El gusto por señalar virtudes, logros o aciertos de una persona, no sólo resalta la autoestima de quien recibe el comentario, sino que también, llena de energía y amor propio a quien lo verbaliza. Buscar hacer sentir bien a los demás, es expresar el valor que tienen para ti y un modo de salir del individualismo y desarrollar la autoestima colectiva. Aprender a aceptar los cumplidos de los demás, también es algo que debemos reconocer y valorar.

Lleva un estilo de vida saludable

Mantener una vida saludable que incluya descanso, dieta y ejercicio regular no sólo mejorará nuestro rendimiento físico, también nuestro estado de ánimo y la manera que tenemos de percibir la realidad, incluidos nosotros mismos. El ejercicio, además, rebajará nuestro nivel de estrés, permitiéndonos pensar con más claridad y abordar los problemas que surjan más serenos. Una buena salud es sinónimo de una autoestima sana.

Agradece cada noche

Piensa en todas las cosas buenas que te ha traído el día que acaba. Las conversaciones de valor con las personas de tu alrededor, los logros superados, los errores que te han enseñado a que puedes mejorar aspectos de tu vida, las sonrisas, una buena comida, el cariño de tus animales, los buenos consejos… Según revela la psicología, agradecer, produce resultados positivos en la mente y ayuda a aumentar la autoestima como, por ejemplo, la satisfacción, la vitalidad, la felicidad, el optimismo, la esperanza o la empatía. Te permite considerar las experiencias positivas de la vida y apreciarlas. Esto, produce que aproveches todos los aspectos que te da el día y los vivas con más intensidad.

 

Y si necesitas apoyo, recuerda que en opensaluddisponemos de la mejor plataforma de salud digital

Podrás acceder a médicos online en cualquier momento y desde cualquier lugar, recibir tu receta en el móvil o disfrutar de los mejores programas de salud, clases diarias en directo, gimnasio, meditación y mucho más!!