depresion

Diferencias entre Ansiedad y Depresión

Ansiedad y Depresión son dos trastornos emocionales complejos, que implican también problemas en pensamientos y conductas. Aunque son distintos, presentan ciertas similitudes que pueden ocasionar confusión al intentar distinguirlos.

bluMEDICA te presenta las características de cada uno y te recuerda que puedes ponerte en contacto con psicólog@s en línea de una manera eficiente, segura y transparente. Podrás utilizarlo en cualquier momento y en cualquier lugar.

Una diferencia fundamental entre las dos definiciones es que la Ansiedad se refiere a un grupo de condiciones mentales, mientras que la Depresión hace referencia a una única condición mental. Se calcula que esta última afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, que es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad.

Ansiedad

Al menos 14.3 % de las y los mexicanos padecen trastornos de ansiedad haciendo de ésta la enfermedad de salud mental más común en el país.

La ansiedad es la expresión de un estado emocional ante un peligro o amenaza, concreto o no, en la ansiedad la persona se siente inquieta, tensa, fatigada, temblorosa, con sensación de falta de aire, en estado de alerta, atemorizada o con excesiva preocupación. Cuando estas sensaciones se experimentan a nivel psíquico hablamos de ansiedad propiamente dicha y de angustia cuando la ansiedad tiene un claro predominio de síntomas somáticos.

Se dice que la ansiedad se convierte en enfermedad cuando su intensidad, su duración o su frecuencia, aumentan interfiriendo de forma significativa en la vida familiar, social o laboral del quien la padece. Un punto central es que la ansiedad no conlleva perdida de la capacidad de disfrute, ni obtención de placer, ni diferencias estacionales, ni variaciones a lo largo del día.

La ansiedad puede ser:

  1. Primaria, cuando no hay ningún trastorno orgánico o psicopatológico subyacente (incluida en los cuadros diagnósticos de las clasificaciones internacionales de los trastornos mentales, CIE -clasificación efectuada por la Organización Mundial de la Salud- y el DSM -clasificación de la Asociación Psiquiátrica Americana-) en la que influirían factores genéticos, biológicos, de aprendizaje, estresantes o desencadenantes.
  2. Secundaria, la que acompaña a cuadros psiquiátricos, enfermedades orgánicas, ciertos medicamentos, dietas, etcétera (ansiedad como síntoma o como síndrome).

Dentro de los trastornos de ansiedad diferenciamos: el trastorno obsesivo-compulsivo (con rumiaciones y rituales específicos), el trastorno por estrés postraumático (re experimentación del trauma), el trastorno de pánico (miedo al miedo) y la fobia social (temor a hacer el ridículo).

Depresión

Se trata de un grupo de enfermedades mentales complejas que provocan un alto grado de discapacidad y su forma más grave puede llevar a situaciones irreversibles como el suicidio. Tiene que ver con un estado de ánimo, que genera sufrimiento o malestar persistente, con un amplio espectro de síntomas. Dependiendo del número y de la intensidad de éstos, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves.

  1. Síntomas emocionales: nos puede hacer sentir tristeza, decaimiento, melancolía, aislamiento, pérdida de interés, disminución de movimientos, pérdida de fuerzas para seguir hacia adelante, etcétera.
  2. Síntomas físicos: alteraciones del sueño, pérdida de apetito, dolores injustificados, etcétera. Se activa ante sucesos imaginados o reales que implican acontecimientos psicosociales estresantes como por ejemplo, de pérdida, vergüenza, errores, culpa.

Las mujeres son más susceptibles de padecerla. En la adultez mayor la depresión no siempre se manifiesta de forma típica, pudiendo expresarse en forma de deterioro cognitivo (pseudodemencia) o de manera paucisintomática, en forma de abandono vital.

La depresión sí conlleva la pérdida de interés o de la capacidad de sentir placer, y se encuentra influida por los cambios estacionales, entre cuyas hipótesis están las relacionadas:

  1. Con hormonas (melatonina y serotonina) que ayudan a regular los ciclos del sueño-alerta, la energía y la estabilidad del ánimo.
  2. Con la alergia al polen que provocaría mayor inestabilidad.
  3. Con factores sociales, como la presión de tener que estar siempre felices.

La asociación de depresión y enfermedades somáticas (diabetes, hipertensión, síndromes dolorosos, fibromialgia, enfermedades neurológicas, etcétera) es muy frecuente pudiendo ser una consecuencia de la enfermedad o bien estar inducida por la administración de determinados fármacos. Sin embargo, no siempre es diagnosticada y a veces si bien se soluciona la causa médica a la que está asociada, no siempre se resuelve el cuadro depresivo, lo que conlleva un mal pronóstico en la evolución de la enfermedad y una disminución en la calidad de vida de quien la padece. Su asociación con los trastornos mentales también es frecuente, predominando el cuadro mixto ansioso- depresivo.

Una mejor comprensión de qué es y de cómo puede prevenirse y tratarse contribuirá a un aumento del número de personas que piden ayuda.

En ambas enfermedades, se ofrecen dos categorías principales de tratamientos: terapias psicológicas y medicamentos.

Por un lado, el tratamiento de la ansiedad busca reducir la activación y demuestra la no relación entre los estímulos o situaciones y una amenaza real y altamente probable.

Por su parte, el tratamiento de la depresión quiere aumentar la actividad y enseñar que hay relación entre actuar y recibir recompensas. El territorio de la depresión no es exclusivo de la Psiquiatra, en ocasiones se apoya de otras especialidades como Psicología, Neurología, Medicina Interna, Endocrinología, por mencionar las principales.

 

Referencias