Cerebro sano

Infarto cerebral, la importancia de tratarlo

La enfermedad vascular cerebral (EVC) se relaciona a cualquier alteración de los vasos sanguíneos cerebrales. Existen dos tipos de enfermedades cerebrovasculares, la Isquémica y la hemorrágica. La primera, conocida también como embolia, infarto, ataque cerebral, ictus o stroke, ocurre cuando el flujo de sangre hacia cierta parte del cerebro se ve interrumpido o severamente disminuido, ocasionando que no llegue suficiente oxígeno a las neuronas y éstas comiencen a morir a los pocos minutos. Según la Asociación Mexicana de Enfermedad Vascular Cerebral, A. C (AVEVASC), entre el 70% y 80% de las enfermedades cerebrovasculares son de este tipo. La EVC hemorrágica implica la ruptura de un vaso sanguíneo, dando lugar a un derrame.

De acuerdo con el especialista Alejandro Marfil, profesor del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, las EVC afectan a 250 mil personas cada año en México y es reconocida como la tercera causa de muerte en el país (Notimex, 2017). También son la principal causa de discapacidad en personas adultas y la segunda causa de demencia después del Alzhaimer.

Sin embargo la enfermedad vascular cerebral es una de las pocas enfermedades neurológicas en donde se puede intervenir para evitarla o diferirla (prevención primaria), tratarla de manera agresiva cuando ocurre, hacer prevención secundaria (para evitar que recurra) y rehabilitar a las personas afectadas tanto en el aspecto físico como Neuropsicológico(1).

Después de un derrame cerebral, las células cerebrales mueren en las zonas afectadas. Los pacientes a menudo padecen discapacidades físicas, tales como la pérdida parcial de motricidad o hemiplejía, pérdida sensorial, trastornos del lenguaje, trastornos visuales, e incluso pérdida de memoria. Comenzar un programa de rehabilitación rápidamente es clave para la recuperación ya que “el daño puede rehabilitarse, el déficit cognitivo puede recuperarse a lo largo de una buena rehabilitación”, señala el presidente de la Asociación Mexicana de Enfermedad Vascular Cerebral y profesor del Servicio de Neurología del HU, Fernando Góngora Rivera.

Tomando en cuenta lo anterior, si un ser querido o tú tuvieron un evento de EVC, el tiempo es un factor importante, bluMEDICA y su servicio de telemedicina SegundaOpinión te puede ayudar a contactar con especialistas de la salud altamente calificados en un lapso corto de tiempo, lo que puede hacer la diferencia ya que se estima que uno de cada tres pacientes puede recuperar su función y sus actividades laborales si es atendido oportunamente con los tratamientos adecuados.

 

Referencias

(1) Dr. José Luis Sandoval, presidente de la AMEVASC