metastasis

Integrina contra la METÁSTASIS

La metástasis es el proceso mediante el cual, el cáncer se propaga de la parte del cuerpo en donde se formó originalmente a otra parte. Cuando ocurre una metástasis, las células cancerosas se separan del tumor original (primario), viajan a través del sistema sanguíneo o linfático y forman un tumor nuevo en otros órganos o tejidos del cuerpo. El nuevo tumor metastásico es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de mama se disemina al pulmón, las células cancerosas del pulmón son células del cáncer de mama, no son células de cáncer de pulmón (Instituto Nacional del Cáncer, España).

Debido a que un cáncer metástico es difícil de parar, las investigaciones han girado en torno a encontrar maneras de frenarla. Por ejemplo, un estudio llevado a cabo por la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL), estudiando el mecanismo de supervivencia que permite a las células tumorales expandirse hacia otros órganos, es decir, cómo son capaces de sobrevivir tras separarse del tumor matriz, ha aportado luz para desarrollar nuevos tratamientos.

“Nuestra investigación avanza en el conocimiento de cómo dos moléculas clave se comunican y trabajan juntas para ayudar a las células tumorales a sobrevivir durante la metástasis”, ha explicado Stephanie Kermorgant, investigadora de la Barts Cancer Institute de la QMUL y directora del estudio. Los resultados han sido publicados por la revista ‘Nature Communications’, plantea que la clave de esta supervivencia podría encontrarse en unas moléculas conocidas como integrinas. Se trata de unas proteínas de la membrana celular que permiten que las células interactúen entre sí, “de afuera hacia dentro y de dentro hacia fuera”. En este sentido, la investigación ha revelado cómo el comportamiento de estas proteínas cambia en relación a las células tumorales. Las integrinas se relacionan sólo “hacia adentro” con la propia célula. Utilizando células de mama y pulmón, las y los investigadores observaron que el riesgo de metástasis se reducía al impedir a estas proteínas entrar juntas en el interior de la célula.

De este modo, la integrina se ha convertido en uno de los objetos de estudio prioritarios en el desarrollo de tratamientos contra el cáncer. El objetivo se centraría en evitar que estas proteínas acudan al interior de la célula. Ante estos resultados, investigadores se muestran convencidos de que este hallazgo servirá para probar nuevas combinaciones de fármacos y diseñar nuevas terapias para frenar o prevenir la diseminación tumoral.

Otra nueva investigación llevada a cabo por investigadores del Georgia Tech’s School de Atlanta (EU) parece haber encontrado la manera de frenar, e incluso detener, la propagación de las células cancerosas y en cierta medida, también trabaja con la integrina. Los hallazgos han sido publicados en la revista PNAS. Este estudio se basa en analizar el conjunto de protrusiones que ayudan a las células cancerosas a moverse a órganos aledaños. Estas protrusiones, concretamente filopodia, una extensión de un conjunto de fibras llamadas lamellipodia, son una especie de diminutas “piernas”, que ayudan a las células sanas a moverse dentro del tejido y que en las células cancerosas se producen en exceso. Así que los científicos decidieron cortar -con éxito- estas protrusiones utilizando una técnica especial: usaron nanobastones hechos de nanopartículas de oro para obstruir estas minúsculas piernas. Los nanobastones fueron cubiertos con un revestimiento de moléculas, llamadas péptidos RGD, que los hicieron adherirse a un tipo específico de proteína llamada integrina.

«Los nanorods dirigidos ataron la integrina, así que no podían seguir guiando el citoesqueleto -la estructura soporte de una célula- para sobreproducir lamellipodia y filopodia,» explica Yan Tang, coautor del trabajo. Los experimentos en laboratorio revelaron que la simple unión de los nanobastones a la integrina retrasó la migración de las células cancerosas evitando, eso sí, las células sanas, por lo que este método podría ser capaz de destruir las células cancerosas sin afectar a las y los pacientes.

Estos hallazgos hacen que las integrinas se hayan convertido en uno de los próximos objetivos en el desarrollo de tratamientos contra el cáncer, desarrollando nuevos tratamientos en la prevención de la metástasis y la aparición de segundos tumores.

Para una SegundaOpinión en cáncer, bluMEDICA pone a tu alcance médicos calificados de una manera eficiente, segura y transparente. Podrás utilizarlo en cualquier momento y en cualquier lugar. Si quieres más información haz click aquí

Referencias