Necesito un psicologo?

¿Necesito ir al psicólogo?

Esta pregunta es una de esas dudas que nos ha pasado por la cabeza en algún momento, con referencia nosotros o a un ser querido.

Lo cierto es que todas las personas vivimos momentos complicados: rupturas, pérdida de seres queridos, cambios de trabajo, enfermedad… Situaciones que impactan en nuestro bienestar emocional y nos provocan estrés, ansiedad y agobio pero que básicamente son pasajeras.

Otras veces no somos capaces de identificar el origen de nuestro malestar, pero sabemos que algo nos ocurre y después de todo, días malos siempre hay.

Por lo general, primero tratamos de solucionarlo nosotros mismos y después pedimos ayuda a familiares o amistades. El punto es ¿Cuándo debemos ir al psicólogo?

No existe una receta mágica que nos diga que ha llegado el momento de acudir a un profesional, ya que todos somos diferentes, pero en el momento en el que los días malos sean algo recurrente, la regla y no la excepción, es cuando debemos preguntarnos si no es bueno buscar algún tipo de ayuda externa.

También podemos observar algunas señales que indican que te beneficiarías muchísimo la ayuda de un profesional de la salud mental:

  • Pierdes el control. Las situaciones te desbordan y enseguida respondes con agresividad o no puedes parar de llorar con algún comentario.
  • Tienes síntomas físicos. Palpitaciones, dolor en el pecho, mareo… Tu cuerpo te está diciendo que no puede con tanta ansiedad.
  • Todo es negativo. A la cabeza solo te llegan pensamientos negativos, eres incapaz de encontrar lo bueno de tu vida.
  • Duermes mal. Das vueltas y vueltas en la cama, porque no consigues desconectar de lo que te agobia.
  • Tu humor parece una montaña rusa. Estás tan normal y de pronto te pones a llorar sin parar o a gritarle a tu pareja sin motivo.
  • La situación te sobrepasa. A veces los problemas son tan abrumadores o duran tanto que eres incapaz de gestionarlos.
  • Sientes que tu vida no tiene sentido. Nada te ilusiona, te cuesta levantarte por las mañanas, no te hace ilusión encontrarte con tus amistades, no tienes ganas de hacer nada, la apatía se apoderó de tu vida.
  • Tus relaciones sociales se resienten. Lo que te ocurre ya está afectando a la relación con tu entorno y generando conflictos en el trabajo o con la pareja, las amistades y la familia.
  • Tienes miedo irracional a la muerte, a que te pase algo malo, a estar encerrado, a algún animal, al grado de dejar de hacer cosas que solías hacer o eran parte de tu cotidianeidad.
  • Exceso de control. Si no puedes ver que las cosas no salen justo como quieres o te pasas horas limpiando el mismo sitio, si somatizas todo lo que lees o no puedes dejar de ir al médico.
  • Si tienes conductas repetitivas y poco comunes. Comprobar una y otra vez si cerraste la puerta o apagaste la luz.
  • Si has sufrido algún trauma en tu niñez. Maltrato, abuso, violencia es recomendable hacer terapia psicológica, ya que estas vivencias dejan secuelas en el comportamiento, por eso vale la pena hablar de ellas, aunque causen mucho dolor.

Cualquiera de estas alteraciones nos advierte de que es hora de acudir a un profesional. Demorarlo solo servirá para agravar el malestar “no hace falta estar en una situación excepcional o extrema. Cuando usted sienta que necesita ayuda en su vida diaria porque no sabe cómo afrontar la situación que está viviendo, ahí es donde es aconsejable recibir tratamiento” (psicóloga María Jesús Álava Reyes).

Mucha gente siente miedo o pena al hablar de ciertos temas, por el miedo a ser juzgados o a lo que el profesional en la psique humana pueda pensar de ellos. El psicólogo no hará ningún juicio de valor, sólo buscará la manera de ayudar, es un profesional de la salud mental que te va a proporcionar herramientas para conseguir una mayor estabilidad en general.

bluMEDICA pone a tu alcance profesionales que te podrán ayudar en cualquier momento y desde la comunidad de tu hogar u oficina. Gracias a la tecnología, hoy puedes consultar a un profesional de la salud mental con sólo unos cuantos clics.

 

Referencias