depresión invernal

¿Por qué algunas personas se deprimen más en invierno?

No sé si lo hayas notado, pero existen personas, sobre todo jóvenes entre los 20 y 30 años, que tienden a deprimirse durante los meses de invierno. Esto puede tener una explicación científica y no es porque sean flojos o quieran llamar la atención. De hecho según un artículo divulgado en el último número de la revista British Medical Journal, la gente es más feliz, enérgica y menos propensa a enfermar en los días largos y luminosos de verano, mientras que su humor tiende a bajar -y los estados de ansiedad y depresión a intensificarse- durante los días más cortos y grises del invierno.

Sin embargo, estos efectos tienen más que ver con lo que se conoce como el llamado Trastorno afectivo estacional, SAD por sus siglas en inglés, Seasonal Affective Disorder.

Según los expertos, el Trastorno afectivo estacional es una forma de depresión que aparece en la misma época cada año, principalmente a medida que se acerca el invierno y las horas de luz se van reduciendo. Cuando la primavera regresa y los días vuelven a ser más largos, las personas que padecen de SAD experimentan alivio de sus síntomas y su estado de ánimo y nivel de energía se normalizan. Es decir, se asocia el SAD con los cambios en la cantidad de luz solar en las diferentes épocas del año, que activa una serie de circuitos neuronales relacionados con la producción de serotonina y melatonina.

Estas dos hormonas ayudan a regular los ciclos de sueño-alerta, la energía y el estado de ánimo. Los días más cortos y las horas de oscuridad más largas en el otoño y el invierno pueden causar un aumento en los niveles de melatonina y una disminución en los niveles de serotonina, que podrían crear condiciones biológicas para la depresión.

Quienes lo padecen tienen síntomas severos de cansancio, sensación de abandono, no disfrutan, sienten que no valen nada, se aíslan, cambios en estados de ánimos, tienen dificultad para concentrarse, no quieren hacer sus labores diarias, lloran frecuentemente, pueden presentar alteraciones del sueño e incluso bajan o suben de peso, lo que los incapacita para llevar una vida adecuada en lo social.

No todas las personas son sensibles a esta condición de ausencia solar; de hecho, el SAD se puede manifestar entre el uno y el 10 por ciento de la población a nivel mundial, lo que varía de una región a otra, precisó Verónica Alcalá Herrera, coordinadora del Programa Institucional de Tutorías de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM. Además es más frecuente en mujeres y en personas con antecedentes familiares de SAD. Pero por lo general se inicia en personas mayores de 20 años de edad. El riesgo de SAD disminuye para los adultos/as a medida que envejecen.

Los médicos/as y profesionales de la salud mental diagnostican Trastorno afectivo estacional después de una evaluación cuidadosa. También es importante hacerse un examen médico para asegurarse que los síntomas no se deban a una afección médica que necesite tratamiento. El cansancio, la fatiga y la falta de energía podrían ser señales de otra afección médica como por ejemplo hipotiroidismo, hipoglucemia, o mononucleosis. Hay otros trastornos médicos que pueden causar cambios en el apetito, el sueño o la fatiga excesiva. .

El mejor tratamiento para la depresión estacional incluye la combinación de varias terapias que se establecen de acuerdo con las características del paciente y el padecimiento entre las que se incluye mayor exposición a la luz natural del sol, por su puesto con protección solar, terapias de luz o fitoterapias, terapias de conversación o psicoterapia y medicamentos y suplementos alimenticios que aumenten los niveles de vitamina D y de triptófano. También puede ser útil hacer ejercicio, pasar tiempo con amigos y seres queridos, ser paciente contigo, establecer una rutina de sueño y tener una buena alimentación que incluya abundantes cereales integrales, verduras y frutas.

Y recuerda, toda forma de depresión puede ser grave. Si piensas que tienes síntomas de cualquier tipo de depresión, habla con alguien que pueda ayudarte a obtener tratamiento.

 

Referencias: