¿Qué información preliminar tenemos de la variante ómicron?

Desde que se detectó hace algunas semanas, esta variante se está expandiendo de forma muy intensa por todo el mundo. El número de casos se está disparando de manera exponencial, y parece claro que, en unas semanas, si no en unos días, desplazará a la variante Delta, la cual ocupaba hasta hace poco toda nuestra atención.

Aunque los datos son preliminares, parece ser que ómicron tiene una capacidad de infección pulmonar sensiblemente más baja que otras cepas del virus, lo que podría indicar una menor gravedad de la enfermedad.

Por otro lado, Ómicron presenta aparentemente el problema de una mayor transmisibilidad, por lo tanto, aunque sea menos virulenta, eso no necesariamente significa que cause menos casos graves: al infectar a muchas más personas, un virus puede desembocar en un mayor número de contagios y, por tanto, en más hospitalizaciones. Además, muchos de los estudios preliminares publicados los últimos días coinciden en la menor protección de la vacuna, especialmente 4-5 meses después de la segunda dosis, lo que explica el cambio de criterio de las administraciones generalizando la dosis de refuerzo.

Vacúnate y máxima precaución en los lugares interiores y las aglomeraciones
En todo caso, en base a lo que conocemos, estés o no vacunado, permanecer en lugares interiores sin mascarilla tiene un riesgo difícilmente asumible. Veremos en los próximas días una generalización de las limitaciones de aforo. En cualquier caso, con o sin limitaciones de aforo, tenemos que ser conscientes de que al permanecer en un sitio interior -aún más si la ventilación no es adecuada- sin mascarilla, la posibilidad de que nos contagiemos por COVID19 cada día que pasa es más elevada. en el lado positivo de la balanza, cada vez son más los menores de 12 años vacunados y las personas mayores con la tercera dosis de la vacuna.

Si la propagación sigue creciendo de forma tan rápida, el número de casos generará un colapso en el sistema sanitario, algo que ya hemos visto que tiene consecuencias muy graves. Las agencias sanitarias internacionales califican la situación de riesgo muy alto. Por eso, muchos afirman que hay que prepararse para lo peor e instan a que se acelere la vacunación en niños y la dosis de refuerzo en mayores.

En definitiva, contra Ómicron, o contra cualquier otra variante, debemos seguir las pautas de prevención que ya conocemos en base a lo que hemos vivido en este último año, aunque suene a vuelta a la casilla de salida: vacunas, mascarillas, ventilación, distancia, test PCR, autoconfinamientos y refuerzo sanitario. Si algo hemos aprendido es que, para reducir las consecuencias de esta pandemia, todos tenemos que poner un granito de arena para evitar ser contagiados. Sigue estas pautas, y todos podremos disfrutar del año que está comenzando.