cefalea

¿Qué son las Cefaleas?

Las cefaleas son uno de los trastornos neurológicos más frecuentes y más incapacitantes y constituyen una de las formas más comunes de dolor en las personas. Suelen ser intermitentes aunque hay factores que ayudan a su cronicidad.

En esta entrega de bluMEDICA te presentamos las causas y tipos más comunes de las cefaleas.

  • Herencia: en muchos casos de migraña el/la paciente que la sufre tiene familiares que también la han padecido. De hecho, algunos estudios han identificado el gen que transmite este dolor de cabeza.
  • Estrés y ansiedad: las situaciones en las que el paciente siente mayor agobio o estrés pueden desencadenar cefaleas. Es común que un día estresante acabe en dolor de cabeza.
  • Cambios hormonales: en este caso sobre todo son las mujeres quienes padecen las cefaleas debido a todos los cambios que su cuerpo experimenta: embarazo, ovulación, menstruación, anticonceptivos.
  • Alimentación: Algunos alimentos como quesos, embutidos, enlatados, cítricos, vino tinto, cafeína, algunos granos y chocolates, incrementan la posibilidad de padecerlas.

Las formas más comunes de este padecimiento corresponden a lo que se denomina como cefaleas primarias y son la migraña y la cefalea de tensión. Son conocidas como cefaleas primarias porque el dolor de cabeza es el principal síntoma, mientras que en las cefaleas secundarias los dolores de cabeza se deben a una lesión, tumor o enfermedad concreta como por ejemplo afecciones de la tiroides, epilepsia o infecciones.

Migraña

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la migraña ocupa el lugar número 19 de las enfermedades causantes de incapacidad y está presente en el 14% de la población en México.

La migraña se caracteriza por episodios de dolor, como martillazos, en un lado de la cabeza. Suele acompañarse de náuseas y vómitos, así como hipersensibilidad a la luz, al sonido y al movimiento. Los episodios duran entre 4 horas y 3 días, y son tan intensos que obligan a dejar las actividades habituales y meterse en la cama, a oscuras.

Algunas personas notan sensaciones extrañas —lucecitas, manchas negras, olores raros, hormigueo— segundos o minutos antes de empezar con el dolor. Esto se llama aura y no significa que la migraña sea más grave.

No se conoce la causa exacta de la migraña, pero sí se sabe que el estrés, las hormonas, el ayuno, las alteraciones del sueño, el alcohol, el tabaco, determinados factores medioambientales como el humo, luz brillante, cambios de clima, olores, calor y algunos fármacos desencadenantes la migraña, por lo que evitarlos puede disminuir la frecuencia de los episodios de dolor.

La regularidad en los hábitos (horarios de sueño y comidas), practicar ejercicio físico y controlar el estrés son normas que pueden prevenir los ataques de migraña.

Si a pesar de todo se sufren tres o más crisis de migraña al mes, un/a profesional de la salud te puede recetar algún medicamento para prevenirlas. Los fármacos preventivos se toman todos los días, generalmente de 3 a 6 meses, y no sirven para quitar el dolor, sino para evitar que aparezca o al menos, disminuir su frecuencia.

Una vez que el dolor ha llegado, se debe tener en cuenta que tratarlo de inmediato es una clave para abortar la crisis. En general los medicamentes para tratar los ataques de migraña son más efectivos cuando se toman en cuanto empieza el dolor. Además la aplicación de terapias no farmacológicas, en las que se incluyen terapias de relajamiento y terapias cognitivo-conductuales, también son de gran ayuda.

Si tus migrañas son cada vez más frecuentes o el tipo de dolor es diferente al habitual, debes consultar al neurólogo/a quien te propondrá el tratamiento más adecuado para que la migraña te deje vivir en paz.

Cefalea tensional

En México, entre 60 y 80 % de la población sufre cefaleas primarias tensionales. Se presenta en forma de dolor localizado en la región occipital de la cabeza o en la frente a manera de banda o casco, alcanzando en ocasiones a la región cervical. El dolor es de moderada intensidad (menos que la migraña) y no suele acompañarse de náuseas o hipersensibilidad al sonido y a la luz. Tampoco suele empeorar con el ejercicio físico. Suele estar presente todo el día y generalmente no impide a la persona desarrollar su actividad física habitual.

La cefalea de tensión puede durar desde 30 minutos hasta siete días, aunque lo más frecuente es que dure de cuatro a 13 horas.

Las causas de una cefalea de tensión no están del todo claras. Se suele usar el término de “tensión” ya que se deduce que puede estar provocada por una tensión muscular o mental, pero no se descartan otro tipo de factores.

Según el patrón temporal, la cefalea de tensión puede ser:

  • Episódica infrecuente: menos de un día de cefalea al mes o menos de 12 días al año.
  • Episódica frecuente: hasta 15 días por mes durante al menos 3 meses.
  • Crónica: si los dolores aparecen más de 15 días por mes, en promedio, durante al menos 3 meses. Siempre aparece como resultado de una cefalea tipo tensión episódica, que progresivamente va empeorando y llega a hacerse diaria o casi diaria.

En caso de que presenten síntomas recurrentes de migraña o cefalea tensional, el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez recomienda a la población acudir a una valoración neurológica para recibir el tratamiento adecuado y en bluMEDICA, ponemos a tu disposición nuestra plataforma para que la consulta a tu médico sea más sencilla en momentos en los que “la cabeza te va a estallar”.

 

Referencias: